Ciencias ocultas

Videncia: ¿Qué es el mal de ojo?

Rock musician

Es común escuchar la expresión “sufre de mal de ojo”. Sabemos que la frase se refiere a que una persona lleva sobre de sí algún tipo de maldición, y que ese sortilegio le impide levantar cabeza. ¿Es una interpretación correcta?

¿Qué es exactamente el mal de ojo y cómo podemos evitarlo?

El mal de ojo o el acto de aojar a alguien tienen una larga tradición en la historia de la humanidad. Se puede resumir como el poder de hacer daño con la mirada, Hay registros de este tipo de embrujo desde el antiguo Egipto: se creía que el ojo de Horus podía sanar o destruir a una persona según el capricho de la deidad.

El mal de ojo siempre ha estado ligado a la envidia: quien nos ve y desea lo que tenemos nos mira de una forma que nos termina por enfermar. Su odio se manifiesta a través de un mal que se contagia por la mirada: nos aoja, nos pone bajo el mal de ojo.

¿Cómo se manifiesta el mal de ojo?

El aojamiento se caracteriza por rachas de mala suerte, episodios de mala salud y accidentes, no siempre graves, pero que si pueden llevar a la desesperación cuando las pequeñas tragedias cotidianas se van sumando una detrás de la otra.

¿Cómo reconocer a quien no puede dar mal de ojo?

El mal de ojo es un embrujo sencillo, pero requiere de una mínima preparación para efectuarse. Primero: sólo puede aojarnos un conocido. Segundo: para hacerlo, debe vestir de negro. Tercero: al realizar su embrujo, debe estar tan cerca de nosotros como para que le devolvamos la mirada.

¿Cómo protegerse del mal de ojo?

La manera más efectiva de evitar ser aojado es reconocer a la persona que nos provocó ese mal, y neutralizar su envidia con buenas acciones y bondad. No hay remedio más efectivo que devolver bien por mal: acércate a quien te lo produjo, y rompe el círculo del daño.

Algunos creen que la envidia es parte de la mente femenina, pero no siempre es así…