Tarot y Videncia

Tirada de la estrella de salomón

salomon

La tirada de Salomón, aunque no sea de las que más se utilizan a la hora de realizar tiradas básicas de tarot, sí que es bastante conocida dentro del mundo. En ella solo se utilizan los arcanos mayores y servirá para que se realice cualquier tipo de pregunta.

Lo primero que tendrás que hacer para llevar a cabo la tirada de Salomón es separar, exclusivamente, los arcanos mayores, que son los que utilizaremos para ella. Deberás guardar todos menos El Mundo, el cual no debemos incluir. Una vez hecho esto, la persona a la que le estés realizando la tirada deberá escoger siete cartas sin ver ninguna de ellas con su mano izquierda. Este paso, aunque parezca una tontería, es muy importante.

Las cartas elegidas se deben disponer formando una estrella de salomón y deberá hacer esto tres veces hasta que, como resultado final, obtengamos siete grupos de tres cartas cada uno. Y es que la distinción de estos grupos ayudará al tarotista a que cada uno se centre en una categoría diferente. En este caso las categorías se dividirán en presente, futuro, deseos, sorpresa, enemigos y, finalmente, los deseos de la persona a la que va dirigida la tirada.

Cada grupo, formado por tres cartas, deberá interpretarse como un todo, y no como cartas aisladas, de tal forma que se tendrá una visión general de cada uno de estos temas, siendo los más significativos el presente y el futuro de esa persona. Esta división por grupo ayuda a que el tarotista sepa interpretar una tirada como un todo y no, como muchas veces cometemos el error, dar el significado de cada carta individualmente. Debemos tener muy en cuenta las dos cartas que rodean a cada una de ellas y, aunque salga un carta mala, ponerla en contexto con las demás.