Emociones

Ser auténtico,cuestión de autoestima

Tired woman smiles as may

¿Qué significa esa expresión que utilizamos a veces para definir a alguien cuando decimos “es auténtico”? La autenticidad es un concepto relacionado con la sinceridad y la aceptación de uno mismo y de los demás. Cuando, contrariamente, uno intenta agradar y complacer a todo el mundo a la vez, no hay autenticidad, pues por encima de todo, lo único que hay es una necesidad, la de sentirse aceptado.

Por ejemplo, en el ámbito profesional, la persona que intenta a toda costa tener éxito y no acepta las críticas, no está dando una imagen de sí mismo y esto resta autenticidad.

Cuando no se actúa de forma auténtica, uno se traiciona a sí mismo y se pueden ir generando sentimientos de rencor a la vez que la autoestima se resiente y se pierde autoconfianza. Para poder mostrar la personalidad sin engaños y artificios, es necesario tener un alto nivel de autoconocimiento, reconociendo los puntos fuertes de uno mismo a la vez que las áreas de mejora. Esto es precisamente lo que muchos talleres de coaching trabajan, el conocerse bien uno mismo.

A continuación vamos a ver algunas de las prácticas que se pueden hacer para aumentar el nivel de autoconocimiento y por ende nuestra manera de ser auténticos:

1.- Reafirmar nuestros puntos fuertes y esforzarse por mejorar las áreas a desarrollar (conocerse y valorarse)

2.- Reconocer tanto los propios éxitos como los de los demás  y admitir y decir “me he equivocado” cuando así sea incluso pidiendo ayuda a otras personas.

3.- Conectar con las ilusiones, valores, necesidades y deseos que son importantes para uno mismo.

4.- Saber decir “no” cuando sea necesario. Esto significa tomar las propias decisiones, sin traicionarse uno mismo pero teniendo en consideración el efecto y consecuencias en los demás.

Resumiendo, en pocas palabras, ser auténtico significa no imitar ni competir con nadie, ser sincero con uno mismo y coherente con los propios deseos, pero sin hacer daño a los demás.

Cuando estamos angustiados, frustrados, agobiados por las presiones de la vida y queriendo ser perfectos, es muy difícil que nos mostremos auténticos.