Emociones

Razones por las que deben amarte

young businessman in front of a crossroad

 Es sencillo dejarse abatir por el peso de la soledad, y sentir que no se es digno de ser amado… Sin embargo, lo cierto es que estamos muy equivocados al respecto. No importa quién seas: siempre hay buenos motivos para amarte. He aquí algunos de ellos.

Tu sonrisa. No importa si tus dientes están bien alineados, si te falta algunos, si están amarillos, nunca niegues una sonrisa sincera. Las personas nunca son tan hermosas como cuando sonríen.  De manera que la mera capacidad de hacerlo, justifica que se te ame por lo que eres, por quien eres.

Tu capacidad de amar. Es un hecho: no podemos dejar de amar. Toda nuestra vida es una lucha por amar y conseguir ser amados en reciprocidad. El milagro es que aunque no te amen, tú sigues amando. Eso es suficiente para que alguien te ame: esa capacidad de nunca, a lo largo de la vida, dejar de amar.

Tu valor. A veces hasta levantarse de la cama es una proeza, pero al final (por terrible que sean el día o las circunstancias) logramos hacerlo.  De manera que si has llegado hasta aquí, debes alegrarte: has demostrado que  puedes oponerte a las peores circunstancias de la vida. Y sólo por ese valor, vela la pena amarte.

Tu creatividad. La forma en que hablas, la manera que tienes de expresar lo que sientes, lo que te pasa; la forma que tienes de hacerte presente en el mundo… Tu creatividad. Ese modo que tienes de reflejar el mundo que te rodea y entenderlo a través de tus ojos. Aquello que te distingue por que es lo que haces con tu tiempo y con tu energía.

El niño que llevas dentro.  Cada vez que dejas que la alegría tome tu cuerpo, realizar el mejor de los actos: liberar a tu niño interior. Hemos sobrevalorado la madurez, como si fuera un valor absoluto, y en la vida no hubiese espacio para la ternura. Y es imprescindible para el amor.

El hecho que lloras por amor.