Interpretación de los sueños

¿Qué significa soñar con un juicio?

A wooden gavel and soundboard isolated on grey background.

El Tarot es, según diversos teóricos, una versión en cartas de la Tora, uno de los libros sagrados de la humanidad. Como tal, contiene recomendaciones para un código de conducta irreprochable. Es decir: es un objeto que nos pone en sintonía con lo divino y sus designios. Cuando se sueña con un juicio, se sueña con aquello que deseamos o tememos ser ante los ojos de Dios.

¿Qué significa soñar con el Arcano XX? Esta es la interpretación.

El Juicio es uno de los Arcanos más cercanos a lo divino, y se representa como las trompetas que según los relatos bíblicos han de sonar el Día del Juicio, y como el Ojo de Dios, que escudriña a cada alma.

¿Soñar con el Juicio es algún tipo de advertencia sobre el fin del mundo? No: es un sueño donde reflexionamos sobre nuestro comportamiento y sobre las decisiones que tomamos.

Solemos soñar con el Juicio en momentos en los que nos enfrentamos a duras decisiones, o tras tomar algún camino del que no estamos del todo seguros. Soñamos con el Juicio tras dar el sí, después de firmar el contrato, una vez que hemos aceptado o rechazado una propuesta.

El Juicio llega pues no sabemos si hemos hecho o no lo correcto. En el fondo, no sabemos si la decisión que hemos tomado es la correcta o no. Lo que nos preguntamos en este sueño es si hemos hecho lo bueno o no, y se lo preguntamos a Dios: ¿Acaso hemos realizado el acto que te complace y me llevara a mejor destino?

La buena noticia es que si sueñas con el juicio (en cualquiera de sus formas: como un juicio legal, como alguien que te aprueba, como la recepción de un requerimiento judicial) puedes estar seguro de que tomaste la decisión correcta.

A Dios (a lo Divino, al Destino, a la Vida) no le importa que decidas bien o mal, pues no hay tal dimensión en lo que afrontamos día con día. Lo importar es decidir, tomar partido, dar un paso… Lo único que las fuerzas que mueven al mundo desaprueban es que no hagamos nada.

No por ello dejes de cultivar el arte de cómo tomar buenas decisiones.