Interpretación de los sueños

¿Qué significa soñar con la Luna?

Solar eclipse

La Luna es la presencia femenina por antonomasia, es la luz que resplandece en las sombras, quien domina las profundidades y determina el sentido y la intensidad de las mareas. No podía faltar su presencia en los sueños de esta figura del Tarot. ¿Qué significa soñar con la representante del Arcano XVIII?

Para comprender el simbolismo que la Luna encierra en sueños, debemos recurrir a la numerología.

Si reducimos el valor del Arcano XVIII, tenemos que 1+8=9. El nueve pertenece a la  Novena Esfera, el Sexo.

La presencia de la Luna siempre se refiere al sexo, y en particular a la sexualidad femenina y sus relaciones: el amor, la maternidad, la fecundidad, los vínculos…

Cuando la Luna aparece en sueños, se refiere, pues, a nuestra relación, positiva o negativa, con el sexo, con nuestra sexualidad, con la seducción y el amor.

Los sueños son advertencias acerca de la necesidad de contener o sublimar al deseo, pues perderse en él, o dejarse llevar ciegamente puede ser, en ese momento concreto, contraproducente.

Y es que el sexo es una fuerza, no un fin en sí  mismo, una herramienta de autoconocimiento y de conocimiento de la persona que nos comparte u cuerpo. Es una fuerza tan prodigiosa que, sin embargo., si nos dejamos llevar por su empuje, si nos dejamos abrazar por el sexo por el sexo, desatendemos el equilibrio que nos demanda, y caemos en la peor de las cegueras: aquella que se parece al amor, pero no es amor.

Cuando la Luna se aparece en sueños, es señal de que debemos librar terribles batallas contra el deseo… Hay que aprender a caminar la senda del filo de la navaja: ¿Qué estamos dispuestos a ceder para conseguir lo que deseamos? Hay que mantener altas las expectativas.

La Luna nos advierte sobre los peligros que yacen en nuestra soledad, y nos ilumina el camino para librarlos.

  • Eli

    ¿Y si sueñas que la luna se vuelve un espejo, sobre el que se ve la Tierra? Y al ver la Tierra en la Luna, en el sueño, sabes que indica el principio de algo horrible que tiene que ocurrir. Algo que te asusta porque aunque estés preparado, sabes que mucha gente no.
    No sé si calificarlo de pesadilla, pero me entran escalofríos al recordar esa parte del sueño.