Ciencias ocultas

¿Por qué tememos a la oscuridad?

kid's nightmare

 

Todos tenemos un miedo común: sin importar nuestra religión, creencia, origen, nivel de estudios o idioma, todos le tememos a la oscuridad. ¿De dónde viene este temor? ¿Está justificado? He aquí algunos hechos acerca de este temor que van a sorprenderte, y que suele colarse hasta en nuestro sueños y nuestra creencia en las ciencias ocultas

Los depredadores. El miedo a la oscuridad podría ser la herencia de nuestros ancestros que se refugiaban en las horas de mayor actividad de los depredadores. Un estudio sobre los casi de 500 ataques a seres humanos a cargo de leones entre 1988 a 2009 demostró que casi un 70% de los ataques ocurrieron entras las 6:45 pm y las 9:00 pm.

Un buen porcentaje de estos ataques ocurrieron en las horas en que la luna no ilumina o en los días posteriores a la luna llena.

Este temor a los depredadores se heredó con mayor fuerza en los niños: el miedo a la oscuridad se padece con mayor fuerza entre los 4 y los 6 años, y comienza a decrecer a partir de los 9, cuando poseemos un mayor desarrollo motriz que nos permitiría un mejor escape. También es la edad en que reduce nuestra ansiedad por el posible abandono de nuestra madre.

Lo mejor en este último caso, es que ayudes a tus hijos a dominar el miedo.

El miedo a la oscuridad en más habitual en los adultos de lo que se cree: un 10% lo padece, y lo sufren con mayor intensidad mujeres que hombres (8% de ellas contra 2% de ellos). 46% de las personas que sufren alguna forma de insomnio le temen a la oscuridad.

De hecho, nuestro cuerpo reacciona con mayor violencia ante los sonidos en la oscuridad que a la luz.

Sin embargo, lo cierto es que no hay razones que justifiquen nuestro miedo en el mundo actual: las cifras de crímenes demuestran que la oscuridad no influye en la violencia, y que se comenten más actos violentos a la luz del día.