Interpretación de los sueños

¿Para qué sirven los sueños?

para que sirven los sueños

Que nuestro cerebro es un ordenador viviente lo sabemos, pero vamos a resumir en cuatro las funciones más importantes que desempeñan los sueños.

1.- Archivar la información del día a día

Mientras se duerme, el cerebro va codificando los datos de todo lo vivido en el día, fijando esta información en la memoria de una manera especial: serían los sueños de codificación. No somos conscientes de esta grabación de datos, pero esto explica por qué a veces en algunos sueños aparecen situaciones  sucedidas durante el día, pero deformadas, ordenadas y mezcladas de forma irracional y absurda. Y sobre todo, dándoles una significación y trascendencia distinta a la que tenían durante el día.

2.- Resolver problemas

Cuántas veces decimos: “consultar con la almohada”. Cuando un problema nos agobia, el cerebro lo que hace durante el sueño es codificar los datos del problema y remover información relacionada con ese problema que está  “archivada” en el fondo de la memoria. De esta forma, conocimientos que tenemos en el inconsciente pasan a la superficie, y sea durante el sueño o al día siguiente, aparecen soluciones que atajarán el problema o por lo menos harán que se tenga otra perspectiva de la situación.

3.- “Hablar” con el inconsciente

De aquí que se diga aquello tan común de “duermo bien porque tengo la conciencia tranquila”. Los  sueños, como no tienen la presión de las normas sociales (que coartan ciertos instintos y deseos), colocan en paz con la conciencia muchos de los acontecimientos vividos en el día. Por eso Freud le dio tanta importancia al significado de los sueños, porque muestran problemas y traumas que están detrás de muchos trastornos. Y al ir analizándolos se alivia y se aligera la conciencia.

4.- Prever el futuro

En este punto hay que distinguir entre premoniciones y predicciones (videncias). Tal como estamos diciendo, el subconsciente va archivando cantidad de datos durante el día, de los que no somos conscientes y que el sueño va removiendo. Soñando, se relacionan hechos y cosas que dan como resultado una especie de adivinación. Os pondré un ejemplo: una persona soñó que se caía a la calle porque el balcón se rompía. Durante el día revisó el balcón y se dio cuenta de que habían unas pequeñas grietas en el muro, tan pequeñas que no las había detectado antes a simple vista. ¡Pero el inconsciente lo había visto y grabado! Así que, si no hubiera reparado el balcón gracias al “aviso” del sueño, es muy posible que se hubiera caído…

En cuanto al otro tipo de visión de futuro, que no tenga nada que ver con hechos grabados en el inconsciente, sólo ocurren en contadísimas ocasiones y ya entraríamos en otros temas de origen paranormal o de fenómenos de telepatía.