Emociones

Maneras poco convencionales de motivarte

Fist 02

No siempre es sencillo mantenerse motivado. Hay decenas de factores que atentan contra nuestro positivismo: desde las urgencias cotidianas hasta que aquellos que no debería de ir mal, pero que termina yendo mal. En esos casos hay que buscar ese extra que nos ayude a ir adelante, y mantener el positivismo en cada una de las cosas que hacemos.

Para seguir una dieta, la motivación es esencial.

¿Cómo puedes motivarte cuando parece que es imposible?

Acepta el dolor. Hay muchos eventos frustrantes que llegan a provocar un dolor físico real. En esos casos, lo mejor que se puede hacer es aceptar ese dolor bajo una idea sencilla, pero poderosa: el dolor es la debilidad abandonando el cuerpo. Si sobrevives a él, serás más fuerte.

Sigue hasta sentirte bien. Si lo que haces te desagrada, no hay razón para retrasar más el cumplimiento de tus deberes y objetivos. En la medida que te deshagas de lo que te es una imposición sin negarte a tus obligaciones, más cercana la recompensa por ello.

Da un paso hacia atrás. Si la cuesta hacia arriba se hace pesada, y las fuerzas no te dan para seguir adelante, siempre hay una sabia decisión: da marcha atrás. Un movimiento sabio que puede ayudarte a reabastecerte, a recuperar fuerzas, a reorientar la marcha.

Ríndete.  A veces el menor curso de acción es reconocer que no hay acción posible… y que no hay otra senda que rendirse. Abandonar un proyecto no significa el fin del mundo: sólo que estaremos disponible para otro.

 

  • Pingback: Como pintar con efecto arena | Blog Bricolaje