Ciencias ocultas

Los secretos del Vaticano: Exorcismos y Crimen

View of the Vatican with Saint Peter's Basilica

El Vaticano es la vez la sede del catolicismo (una de las tres grandes religiones) y un país que conglomera a 1.000 ciudadanos en apenas 110 acres. De manera que resultan por lo menos increíbles la enorme cantidad de dinero que maneja y la intrincada historia que se mueve entre sus paredes.

He aquí alguno de los secretos de la Santa Sede (que nos acabe de sorprender con la elección de un Papa Argentino).

Los exorcismos. El Papa Juan Pablo II practico nada menos que tres exorcismos durante su reinado, y Benedicto XVI extendió el número de exorcistas con licencia alrededor del mundo. Según el exorcista en jefe de la iglesia Católica, el Padre Gabriele Amorth hay cerca de 350 exorcistas operando para controlar las acciones de 300 demonios identificados. Amorth es el encargado de enseñar a los sacerdotes las sutiles diferencias entre enfermedad mental y exorcismo (y no, no estriba en cosas tan sencillas como la repulsión a las cruces o al agua vendida).

Los robos. A pesar de ser la capital espiritual de Occidente, el Vaticano tiene una de las tasas más altas de criminalidad en el mundo: cada ciudadano de la Santa Sede sufre 1.5 delitos al año. Algo que se agrava con el rico turismo que recibe la ciudad. La situación se complica porque la ciudad no tiene cárcel. La mayoría de los criminales sorprendidos son escoltados a la frontera con Italia. En el 2007 se dio la primer y última condena en la ciudad por uso de drogas.