Ciencias ocultas

Los secretos del Vaticano: Confesiones

Confession box and priest

Cuando se celebró el Cónclave para elegir al nuevo Papa se prohibió a los Cardenales que usaran las redes sociales para dar detalles de la elección bajo riesgo de excomunión. Sin embargo, hay secretos que son muchos más increíbles que cualquieras de las cosas que se pudieron decir durante esas deliberaciones. Estos son algunos de ellos.

Las peores confesiones. Según se nos ha enseñado hay pecados mortales que no se perdonan bajo la figura a través de la confesión. Sin embargo, hay algunos sacerdotes capacitados para perdonar faltas tan graves para el asesinato. Y lo que muy pocos saben es que hay cinco pecados que requieren el trabajo del Penitenciario Apostólico, un tribunal secreto que se viene reuniendo desde hace 830 años. Recién en 2006 sus miembros tuvieron una conferencia de prensa para hablar sobre sus funciones.

Tres de esos cinco pecados sólo puede ser cometidos por clérigos. Si eres un sacerdote que rompe el secreto de confesión, uno que ofrece la confesión a sus propios compañeros sexuales o un hombre que participó activamente en un aborto y quiere convertirse en sacerdote, debes ser absuelto por este tribunal.

Los otros dos pecados pueden ser cometidos por cualquiera: profanar la eucaristía e intentar asesinar al Papa.

Este tribunal se reúne y sólo trata al pecador bajo un pseudónimo. Actualmente se encuentra regido por el Penitenciario Mayor, cuyo cargo es ocupado en la actualidad por el cardenal Manuel Monteiro de Castro, quien decide cómo se ha de lidiar con la falta.