Ciencias ocultas

Los mandalas y su energía positiva

mandala

Los mándalas son complicados círculos, generalmente en blanco, que deberás colorear con los colores adecuados para que te llenen así de fuerza y de energía positiva. Es una terapia muy relajante y que te ayudará además a canalizar tu concentración y tus buenos sentimientos.

El origen de la palabra mándala es sánscrito y significa círculo sagrado. Como podemos ver, se trata de un círculo a veces con complicadas formas; pero no importa lo complicadas que sean, ya que si te concentras en colorearlos y en obsérvalos detenidamente, estarás favoreciendo tu concentración y trabajando tu mente. Es un centro de energía que te ayudará a mantener en paz a tu propia mente.

Si nos paramos a pensar, algunas de las cosas más importantes del universo están formadas por círculos, como el sol, la luna o incluso nuestro cuerpo, formado por células. Los mándalas representan así el propio universo mediante sus figuras, basadas en diferentes gamas cromáticas que te recordarán a una cosa u otra, pero siempre ayudarán a tu mente y a tu energía interior. Así, los mándalas nos recordarán a nuestro propio centro, ese que todos tenemos; todo gira alrededor de ese centro que ubicamos en nosotros mismos, por lo que los mándalas lo representarán.

Cada persona, dependiendo de su edad, sexo o educación, podrá responder de manera distinta a los mándalas, usando los colores que más apropiados crea. Así, cada mándala evocará sentimientos distintos para esa persona que no serán iguales a los de nadie. Por ello, se usan en muchas ocasiones como terapia para ayudar a la concentración y a la relajación, especialmente de aquellas personas que sufren problemas de ansiedad o de déficit de atención. Así, la energía negativa que muchas veces tenemos, gracias a estos simples mándalas, se puede transformar en energía positiva.