Rituales y Hechizos

Las mejores barreras de protección mágica

Dark water in the air

Una barrera de protección es una herramienta que nos concede la magia para protegernos de todo tipo de males: enfermedades, pobreza, dolo, soledad… En especial si este daño se os quiere infringir por otra persona. ¿Cómo crear una barrera mágica?

Las barreras mágicas son muy sencillas de crear, y no requieren de conocimientos especializados para realizarlas.

Ladrillo rojo. Uno de los mejores materiales para crear barreras mágicas es el polvo de ladrillo rojo. La arcilla que le compone es, según las leyendas, el material del que estamos hechos: la esencia de la vida. Si colocamos una línea de polvo de ladrillo en el umbral de nuestras puertas, no habrá mal que pueda alcanzarnos. Es la comida del amor.

Sal. La sal era el material con el que antiguos cultos y las primeras fases del cristianismos de pagaban los favores de dioses, santos y otras deidades. Se cree que colocar una línea de sal en el umbral de la puerta será suficiente para alejar malas influencias, y que nadie dañino entre a nuestro hogar.

Listones. Suelen tener el mismo efecto que los atrapasueños, siempre que se cuelguen de las ventanas y se elijan según la efectividad de su color: rojo para evitar la enfermedad, verde para atraer el dinero, blanco para parar las malas influencias, amarillo para terminar con trabajos de magia negra de los que seamos víctimas.

Velas. Sobre todo blancas, colocadas en el antepecho de las ventanas o un lado de la puerta, evitan que formas malignas nos tomen por asalto, y que cualquier influencia sobrenatural nos visite.