Rituales y Hechizos

Las dos técnicas más comunes para detectar el mal de ojo

mal de ojo

Cualquiera puede ser víctima de un mal de ojo. Si durante los últimos tiempos te has visto salpicado por la desgracia y la mala suerte deberías comprobar si realmente se trata de un mal de ojo. Hay dos técnicas muy populares que te ayudarán a salir de dudas. Te las presentamos a continuación.

  • Agua y aceite: Se prepara un recipiente con agua y otro más pequeño con aceite que se utiliza para cocinar. La víctima del mal de ojo introducirá sus dedos índice y anular en el aceite para a continuación dejar que goteen sobre el agua. En el caso de que se encuentre afectado el aceite se dispersará en una gran cantidad de pequeñas gotas o acabará hundido en el fondo del recipiente. Si la persona supuestamente afectada no se encontrase presente se puede realizar la prueba con algún objeto que le pertenezca, ya sea un mechón de pelo o una prenda de ropa.
  • Rezar: La segunda opción que tenemos para detectar el mal de ojo pasa por poner la mano izquierda sobre la cabeza del afectado y con la otra mano realizar varias señales de la Cruz al tiempo que se rezan tres Padres Nuestros, tres Aves Marías y tres Glorias. Si la persona en cuestión se encuentra ojeada se sentirá un fuerte impulso al bostezo, llenándosele los ojos de lágrimas e incluso eructando. Estos síntomas son una clara demostración de la presencia del mal de ojo. Conseguiremos acabar con ellos una vez que finalicemos la prueba y en ningún momento afectarán a la persona que los realiza. Se trata simplemente de una magia blanca con mucho poderes capaz de acabar con el mal de ojo y las malas vibraciones.

Seguro que con estos remedios que te hemos dado conseguirás acabar con tu mala suerte si fuiste ojeado.