Rituales y Hechizos

La paz interior en tres pasos

La idea esencial de la meditación es la de permitirnos alcanzar un estado de serenidad que nos permita ver a la realidad tal cuál es, sin la molestia de los pensamientos mundanos y las interrupciones de las preocupaciones que nos aquejan. Ese estado de paz mental que nos permitirá abrir los ojos y entender al mundo tal cuál es, para poder incidir en él y transformarlo con toda la fuerza de nuestra consciencia.

Esa paz mental sólo se alcanza de una manera: desconectando el DMN de nuestro cerebro.

El DMN (Default Mode Network) es el estado ultra activo de nuestro cerebro que produce pensamiento constantes según los estímulos que recibe (desde dentro de nosotros mismos y del entorno). ¿Cómo se apaga ese modo? Con tres sencillos pasos.

La idea es estos estrategias es apagar todos los ruidos externos que nos impidan un pensamiento profundo.

1. Saca todo problema de ti. Antes de meditar, toma papel y lápiz, y escribe lo que te preocupa. Todo, y de la manera en que quieras hacerlo. Una vez hecho, lee la lista, habla con ti mismo sobre esas preocupaciones hasta vaciarte.

2. Elige un sonido. Entonces elige un sonido del entorno. Cualquier cosa: el murmullo del ventilador, una gotera, el sonido del ordenador… Cualquiera con una frecuencia. No hagas otras cosas que escucharlo. Sentirás que te vas aquietando con el sonido.

3. Piensa en tus problemas. Cuando el sonido sea lo único que escuchas, tu DMN se habrá desactivado, y podrás pensar con claridad y asertividad sobre lo que importa. Piensa en tus problemas: los verás a una nueva luz, y serán menos terribles, pues piensas en conexión con el momento.