Emociones

La importancia de concentrarte en ti mismo

Jumping for Joy

La sociedad, de manera insistente, tiende a decirnos que debemos ser más generosos, que deberíamos concentrarnos en ser más generosos con los demás acerca de nuestros recursos y nuestro tiempo, pues esa es la única manera de que las cosas funcionan. Por una parte, y de forma contradictoria, se nos impele a ser más competitivos, pero al mismo tiempo se nos marca que la felicidad reside, en buena medida, en olvidarse de uno mismo… ¿Es verdad? ¿Debemos concentrarnos en los demás y no en nosotros mismos?

En realidad sería la cosa más tonta que podríamos hacer.

Al concentrarnos en los demás en lugar de hacerlo en nosotros mismos, sólo nos encaminamos al desastre, pues lo que podemos dar a los demás es limitado, pero lo que el mundo nos pedirá, no.

Entre más nos demos, más nos agotaremos. Se trate de tiempo, de amor, de dinero, de recursos, de espacio… Todo lo que demos nos irá agotando. Y es un hecho: los otros (sea la pareja, la familia, los amigos, el trabajo) no se va a cansar de pedir.

Tienes que guardarte algo para ti.

Es importante que, día con día, te des tiempo para concentrarte en tu persona, para enfocarte en lo que necesitas, en lo que te falta. No es un acto de egoísmo: es la necesidad de hacer un alto en el camino para que recargar y retroalimentarse.

Sólo si haces ese alto en la maquinaria, sólo si eres generoso contigo mismo, serán generoso con los demás.

Se sabío: invierte en ti mismo.