Emociones

Errores en lo que no debes caer

Woman In Despair

A veces vamos por la senda correcta, pero no con la suficiente fuerza y entusiasmo. Hay ocasiones en las que lo que nos frena no son los problemas ni los obstáculos, sino nosotros mismos. ¿Cuáles son las actitudes que atentan contra el cumplimiento de nuestros objetivos, de nuestro desarrollo como personas?

Falta de planeación. Tienes toda la intención de mejorar, pero careces de una planificación que te guíe en las etapas de tu proceso… y terminas por ir sin orden ni concierto, con más buena voluntad que tino… y resultados.

Desesperación. Cuando cambiamos de hábitos, e intentamos sustituirlos por algo constructive, toma tiempo. No se trata de algo que dé frutos de un día para otro, y pueden pasar largas temporadas antes de que veas algún resultado. Hay que saber esperar.

Abatimiento. Es necesario que dentro de los grandes planes de cambio haya espacio para los errores y las pequeñas derrotas. No debes dejarte abatir por los primeros contratiempos, pues suele son  muestra de que avanzamos y vamos probando cosas nuevas.

Deseo de perfección. Debemos ser conscientes de que las cosas no van a pasar tal y como deseamos que pasen: siempre habrá una brecha entre los resultados que lograremos y la perfección. Una brecha insalvable.

Evasión. La lucha por los propios objetivos requiere de toda nuestra concentración y esfuerzo. No podemos dejar de lado un solo momento la senda por la que perseguimos aquello que deseamos. Evadirnos es una forma de allanar el terreno para el verdadero fracaso.

Y cuando cunda el desánimo, recuerda cómo tener más energía.