Emociones

Empieza el año con motivación y vitalidad

objetivo

Seguro que, con la entrada de un nuevo año, te has propuesto conseguir esos objetivos que te harán vivir una vida más completa y feliz. Para conseguir estos objetivos, además de tesón y de fuerza de voluntad, debes afrontar el año con una gran motivación y vitalidad.

En ocasiones, cuando nos hacemos los propósitos para el año nuevo, somos muy poco realistas. Algunos de los más comunes son bajar de peso, dejar de fumar o dejar a un lado esos hábitos que hemos ido adquiriendo a lo largo del año y que, con la entrada de uno nuevo, tenemos excusa para dejar. Pero no vale con esto, ya que si queremos ser constantes necesitamos una gran fuerza de voluntad que en ocasiones solo se consigue si tenemos la suficiente motivación para ello.

Para tener esa motivación que nos lleve a no abandonar nuestros propósitos por muchas ganas que tengamos y para seguir luchando por ellos debemos pensar todos los días en lo que queremos conseguir y visualizarlo, procurando no dejarnos llevar por las tentaciones inmediatas que lo que nos aportarán será, quizás, un placer que dure unos minutos pero que rompa totalmente nuestro objetivo del año. Por ello, aunque nuestro cuerpo a veces se deje llevar por ese placer momentáneo, debemos luchar contra él con nuestra mente y pensar que si hacemos eso todo el esfuerzo hasta la fecha no valdrá para nada.

La vitalidad es también muy importante a la hora de conseguir nuestros objetivos: si nos encontramos con más ganas de hacer cosas y no de quedarnos en casa, olvidaremos aquello por lo que estamos luchando y nuestra mente se mantendrá entretenida, de esta manera el objetivo será más fácil de lograr si nos mantenemos ocupados con tareas que nos gusta hacer. ¿Cuál ha sido tu objetivo para el nuevo año?