Ciencias ocultas

El Yeti existe

At the sauna

Aunque se trata de una de esas leyendas urbanas (o montañescas, si a eso vamos) que de tanto repetirse acabaron por convertirse en un chiste, el mito del Yeti ha resurgido con notable fuerza últimamente… y desde un punto de vista estrictamente científico.

Una investigadora asegura que ha encontrado evidencias de que el peludo homínido existe en verdad, y que podría tratarse del eslabón perdido de la cadena de la evolución humana.

La investigadora Melba Ketchum ha publicado un informe que, asegura, demuestra con pruebas científicas que el Yeti existe, y que de hecho la prodigiosa criatura se trata de un cruce entre un homínido y una homo-sapiens concebido hace 15.000 años.

Sin embargo, parece que las motivaciones de la científica no son tan altruistas como se podrían pensar.

Para comenzar, la investigación de la Ketchum ha sido publicada en una revista que (según se dice) es de su propiedad: DeNovo. Según las malas lenguas, la investigadora habría comprado la revista para dar a conocer estas revelaciones que nadie se había tomado muy en serio y que la científica clama poseer desde hace más de un año.

DeNovo, por su parte, asegura que los resultados de la Ketchum se basan en rigurosos estudios de ADN, pero para poder constatarlo hay que pagar 20 euros: el costo de la publicación.

Según el artículo publicado, un equipo de investigadores recorrió toda Norteamérica para dar con esas evidencias. Fueron recolectados en los lugares donde se asegura que la misteriosa criatura ha sido vista.

El primer avistamiento del Yeti aconteció en 1951, en las faldas del monte Everest.

Yeti, Pie Grande, Evolución, Criaturas legendarias,

Etiquetas: