Ciencias ocultas

El poder de las piedras

piedra

De las numerosas piedras, tanto preciosas como más comunes, que nos podemos encontrar, cada una sirve para atraer unos tipos de sentimientos y buenas emociones distintas a nuestra vida. Pero antes de usarlas como amuletos, deberemos cargarlas de energías positivas y deshacernos de las negativas.

Lo primero que debemos hacer si queremos usar una piedra como amuleto es decidir entre todas las que hay cuál queremos usar. Podemos elegir piedras que atraigan un tema tan esencial como la salud, en cuyo caso deberemos decantarnos por la ágata, el rubí, que advierte ante problemas relacionados con la salud, o la turmalina. Con todas ellas nos protegeremos contra posibles problemas de salud que pueden desembocar en algo más grave.

Si, por el contrario, optamos más por atraer a nuestra vida el amor, optaremos por la turquesa si queremos reconciliarnos con alguien, el zafiro para proteger tu relación con tu pareja y la perla si queremos conservar nuestro amor para siempre. Aunque también podemos optar por el peridoto y por el lapislázuli si queremos conseguir ese amor que estamos buscando. El jacinto y el diamante también simbolizan el amor, con lo que son numerosas las opciones que tenemos para elegir.

Una vez decidida la piedra que nos acompañará como nuestro amuleto inseparable, lo que tendremos que hacer es eliminar de ella todas las energías negativas que pueda contener y cargarla de energía positiva, que es lo que nos interesa que nos aporte. Para ello deberemos sumergir la piedra deseada en agua con sal y dejarla así un día entero en algún lugar donde pueda recibir los rayos del sol o se encuentre bajo la luna. Una vez pasado este tiempo, deberemos secar nuestra piedra con un paño blanco de lino y, a continuación, meterla en uns saquito del color que se corresponda con nuestro signo del zodiaco.