Rituales y Hechizos

El Feng Shui del amor

¿Cómo podemos tener una casa más receptiva y abierta al amor? El Feng Shui es una vieja tradición oriental que nos ayuda a concentrar, dirigir y encauzar las energías positivas dentro del hogar. Y dentro de ese grupo de fuerzas de la vida se encuentra el amor.

¿Cómo mejorar nuestra vida amorosa con el Feng Shui?

Sillas y sofás receptivos. Si buscas una pareja, no tengas en tu casa sillas y sofás aislados, pues das el mensaje equivocado. Agrupa las sillas y prepara los sofás para recibir a alguien más con cojines, fulares, platos plenos de pétalos… Crea el espacio para quien está por llegar.

Cuadros felices. Elimina de las paredes los cuadros tristes y vacíos, o de personas solas y tristes, y coloca en su lugar imágenes felices: paisajes, sitios luminosos, plenos de personas acompañadas y felices. Haz de cada cuadro una ventana al futuro que deseas.

Elige una cama matrimonial. Prepárate para dormir en compañía. Elimina la cama individual, y elige una gran cama matrimonial, con espacio para ti y alguien más, llena de almohadones y sábanas de tacto sensual.

Lejos de las paredes

Coloca la cama lejos de las paredes. Deja espacio a ambos lados de la cama, de manera que se puede ingresar a ella por uno u otro lado, de manera que ninguno de los dos ocupantes de la cama se sienta apresado contra las paredes. Lo que libre anda, libre se siente.

Crea un Gua. El Gua es un punto que atrae la energía. Y ese punto debe ser a entrada de tu casa: haz que la puerta sea una invitación a acercarse, a entrar, a quedarse. Que aire y luz entren libremente por la puerta, y que la puerta refleje el mundo que resguarda, y al que invitas.