Tarot y Videncia

La sabiduría de los Arcanos: El Diablo

Se trata, junto a La Muerte, de uno de los Arcanos más malinterpretados que existen. ¿De verdad el Tarot llama a la más negativa de toda las presencia a través de esta carta? ¿El Diablo entre en contacto con nosotros?

Una alerta contra El Diablo

Desde luego que no: el Arcano XV o El Diablo es, como todos los Arcanos, un simbolismo que no debe ser tomado literalmente. Es una carta que nos habla acerca del lastre que significa el deseo, de las consecuencias negativas de poner nuestro albedrio en manos de terceros, del peso de la influencia y de la necesidad de que nos opongamos a ella.

El Diablo nos muestra la presencia de un ente maligno: un demonio que tiene atrapados con cadenas a los gemelos que habíamos visto en la carta de Los Enamorados, y esa cadena en ocasiones también a los gemelos a un yunque.

Los gemelos son un símbolo del equilibrio espiritual que necesita el cuerpo para ascender a un nivel espiritual superior, y el Diablo representa, en este caso, los deseos mundanos que nos atan al mundo, y que no nos permiten la realización personal. Desde la ambición monetaria hasta la infidelidad, desde la obcecación hasta el deseo de complacer al ojo de vigilante de la sociedad.

Romper las cadenas

En este caso, el mandato de este Arcano se sencillo: hay que romper las cadenas, sea cual sea su naturaleza, y elevar el vuelo. El Diablo es peligroso por lo seductivo que parecen sus promesas, pero estas siempre son terrenales, temporales…