Ciencias ocultas

El año según la Wicca

mysterious girl in a long black dress.

Para hacer uso de la magia y de las herramientas que pone a nuestro alcance, hay que entender cómo se observa el tiempo desde un punto de vista mágico. Para alguien que practica el Arte el tiempo es algo diferente: una estación continúa e ininterrumpida de muertes y renacimientos, de plantas marchitas y de semillas, de luz que borra a la oscuridad y viceversa. Para los wiccanos, el tiempo es un Gran Todo.

Los wiccanos celebran festividades druidas: los sabbats, que ocurren en cada cambio de estación, y que les permiten un mayor contacto con las potestades de la Tierra. Su culto es lunar: creen que la vida se somete a las diferentes fases de este astro. Cada uno de los sabbats tienen diferentes colores, aromas y plantas, y requiere de diferentes hechizos para que cada estación nos rinda su jugo. Es muy parecida a cómo funciona la astrología.

Por ejemplo, en el equinoccio de primavera, el altar se viste con flores, huevos pintado de verde, semillas y amentos. Rodeados de ellos, los wiccanos pueden ejecutar sus ritos de mejora y sanación para la primavera.

Para los wiccamos, el año espiritual empieza realmente el 31 de octubre con el Samhain (la fecha en la que tradicionalmente se celebra Halloween). Para brujas y hechiceros, el Samhaim celebra la muerte del Señor y el inicio del Año Nuevo.

Este día, creen los wiccanos, el velo que separa a los vivos de los muertos y a lo físico y lo espiritual tornarse más delgado que nunca… y más cercano.