Emociones

Dejar de sentirse desplazado

Deja de estar desplazado

Pese a que nos rodeemos constantemente de gente, a todos nos ha ocurrido alguna vez que nos hemos sentido desplazados. Esto puede ser esporádico o convertirse en un día a día, lo cual puede llegar a ser traumático para nosotros e incluso llevar a síntomas peores.

Excepto las personas que tienen la capacidad de ser muy extrovertidas, es muy normal que si llegamos a un sitio nuevo, nos cueste hacernos al ambiente y a las personas que lo forman. Por ejemplo, si comenzamos a trabajar en un sitio, el proceso de adaptación puede ser largo, y no hablamos del trabajo, sino al entorno y a los compañeros de trabajo.

En ocasiones no nos sentimos integrados simplemente porque las personas de ese ambiente no nos caen bien, pero otras ni siquiera somos capaces de comprobar esto. Hay personas que, siempre que se incorporan a un ambiente nuevo e incluso dentro de una que ya conocen, se sienten continuamente desplazadas; y es que sentírtelo en un ambiente nuevo es normal, es problema llega cuando en todas las situaciones de tu día a día te sientes así.

Si esto ocurre debes asumir que el problema es tuyo y no de los demás, ya que si te has rodeado de esas personas durante todo este tiempo es porque tú lo has elegido. En cualquier caso, si crees que es problema de los demás procura alejarte de esas personas. Si el problema es tuyo, lo cual suele ser lo que pasa, debes ponerte como objetivo hablar más con los demás, intentar meterte en conversaciones ajenas sin vergüenza y sin el miedo al qué dirán. Deberás intentar ser tú mismo y sentirte relajado en todo momento; de este modo serás mucho más natural y no te saldrá quedarte a un lado mientras los demás hablan. Proponer planes y apuntarte a todos los que salgan también puede ser una solución para obligarte a ti mismo a mantener ese contacto y, poco a poco, ir soltándote más y más con los demás.