Emociones

Deja de temer al fracaso

failure

No es sencillo fracasar: nos cuesta dinero, tiempo y autoestima. También nos cuesta enfrentarnos a un mundo en el que el fracaso no está bien visto, pues fracasar es de perdedores. En la obviedad de esa frase se resumen la facilona filosofía con la que generaciones de hombres y de mujeres han despreciado a quien se atreve y falla. Algo que es una lástima. Pues si hay algo de lo que podemos aprender es… del fracaso.

Lo que el fracaso te enseña

Un método para hacer las cosas. El fracaso nos dice que el camino que elegimos no fue el correcto, y que por ende debemos tomar otro, y nunca más el mismo. Todo método que descarta escenarios nos acerca más al posible éxito.

Una prueba de nuestro temple. Al fracasar, lo que sigue es mirar atrás y reconocer esos puntos en los que se tomaron decisiones equivocadas. ¿Lo que nos llevo al fracaso fueron decisiones irreales o tomadas en un mal momento? ¿Fuimos demasiado idealistas, poco preparados o muy tibios al tomar una decisión? Gracias al fracaso, podemos saber de qué pie cojeamos, y qué herramientas necesitamos para la próxima ocasión.

Una muestra de nuestra grandeza. El fracaso no marca tanto el final de una empresa como el fin de una manera de hacer las cosas. ¿Fallamos por aferrarnos a un viejo modelo o por adelantarnos a nuestro tiempo? Sea cual sea el caso, es una demostración de que, incluso en los peores escenarios, nos aferramos a ser nosotros mismos.

 

  • Pingback: Cursos para entrenar perros | Blog Mascotas

  • Pingback: Cómo hacer un cubre canapé | Blog Bricolaje