Emociones

Cuando sobran las palabras

showing silence

Hay situaciones en las que el silencio es la única respuesta posible. Y es que hay veces en que los actos y las circunstancias no sólo nos dejan sin palabras: además, el mero hecho de hablar las empeora. Esta es una breve guía de esas situaciones en las que el silencio puede ser la mejor defensa y la mejor vía de escape.

Cuando estás bajo el fuego de la crítica. Parte de los objetivos de nuestra vida está en cometer errores, pero a veces hay que pagarlos en especia y en furia: los jefes nos gritan, las parejas mos gritan, los amigos nos gritan por los errores que cometemos… En esos casos lo mejor que puedes hacer es guardar silencio… y esperar un mejor momento para aclarar que lo sientes.

Cuando el dinero sale a colación. Si quieres ser rico, mantén a la persona pobre dentro de ti. No permitas que te juzguen por lo que tienes o por lo que te falta. El dinero se atrae con un aura de confianza: es tiempo de que la exudes en silencio.

Durante una fila. Cuando esperas tu turno para entrar a un lugar o ser atendido, no te unas a los que piden pasar cuanto antes y hacen gala de sus derechos y posiciones. El silencio es una forma de la paciencia que te va a recompensar.

Cuando te felicitan. Cuando recibas halagos o felicitaciones, la mejor manera de tomárselo es en silencio. No respondas ni te ufanes. La modestia es la mejor manera de recibir el éxito… y se expresa mejor en silencio. No te olvides de los riesgos del triunfo.