Rituales y Hechizos

Crea un talismán

Un talismán es un objeto mágico que protege a su poseedor de males y negatividad. Hay una gran variedad de estos objetos en el mercado, dentro de toda una gama de presentaciones y precios. Lo que muy poca gente sabe es que los mejores talismanes son aquellos que se confeccionan de forma casera.

Cómo crear un talismán

Para crear un talismán ante todo hace falta un objeto que cumpla ese fin. Es deseable que sea pequeño, para poder llevarlo a todas partes, y que posea un valor especial para su portador. Puede ser desde una joya que se ha heredado en la familia desde generaciones anteriores hasta un juguete de la infancia. Lo que crea el poder de un talismán no es su antigüedad, sino el vínculo que une a su poseedor con él.

Para crear el talismán debemos decidir cómo hemos de portar ese objeto: si nos lo colgaremos de cuello o lo llevaremos en algún estuche especial. Resuelto este problema viene a parte vital, la que hace de un talismán un objeto mágico: la ceremonia de consagración.

Ceremonia de Consagración

Los poderes de un amuleto se potencia una vez que ha sido purificado y consagrado. Hay toda una serie de ceremonias para realizarlo, pero esta es una de las más sencillas.

Hay que quemar incienso, y colocar hierbas aromáticas sobre montones de tierra alrededor de la casa. Coloca tu amuleto sobre una mesa rodeado de velas de los colores negro, café, verde, naranja, purpura, rosa, rojo, azul y blanco. Deja que las velas ardan hasta consumirse del todo.

Tu talismán está listo.