Emociones

Cosas por las que no preocuparse: vidas ajenas

Woman looks appreciatively

La preocupación es ese estado mental en el que no estamos aquí sino en el “lo que podría ser”, y ese estado se traduce en dolor, inmovilidad, estrés… ¿Qué es lo que debemos hacer con las preocupaciones? Eliminarlas de nuestra vida. He aquí un par de cosas por las que puede dejar de preocuparte ya.

Cómo viven los demás. Una de las razones que más nos llena de tensión es por la forma en que viven los otros, en particular si  nos son cercanos. Homosexuales, pobres, ricos, extranjeros, solteros, casados… Siempre vemos la paja en el ojo ajeno cuando el otro vive bajo códigos distintos a los nuestros. ¿Por qué nos preocupa tanto ese ese estilo de vida ajeno? Por que nos medimos a partir de ellos, y nos hacen cuestionarnos lo correcto y adecuado de nuestro propio modo de vida. Dejar de preocuparte por cómo viven los otros te hará más sencillo aceptar cómo vives tu mismo.

Las redes sociales. ¿Tienes los suficientes amigos en Facebook? ¿No has alcanzado los mil seguidores en Twitter? Las redes sociales han llegado para ponernos frente a frente con algo que antes sólo parecía afectar a las estrellas mediáticas: la fama. Y esa fama se cuenta por contactos, pero… las verdaderas relaciones no se miden en su número, sino en su calidad y en la profundidad de los lazos que nos unen a ciertas personas. Deja de preocuparte por el número de tus contactos en las redes sociales, y esmérate en tener fuertes y verdadero vínculos con quien tiene relevancia en tu vida.