Emociones

Cosas por las que no preocuparse: perfección

Cosas por las que no preocuparse perfección

La preocupación es algo que no debería preocuparnos: nos hace gastar horas, esfuerzo y salud mental en eventos que no han ocurrido y que tal vez no van a ocurrir. Hay toda una gama de causas para estar preocupado, y una buena razón para olvidarse de todas ellas: una vida más sana y plena. He aquí más razones para dejar de preocuparte.

La perfección. Sea cual sea la esfera en la que nos movamos y la actividad que desarrollemos, la perfección es una obsesión. Siempre deseamos llegar más allá del 100%, ser más productivos, más acertivos, más populares… La perfección en sí misma, es hora de que lo sepas, es una pérdida de tiempo: la perfección no es humana, pues siempre habrá alguien, en alguna parte, que hará lo mismo que nosotros mejor, más rápido, más barato… Es cuestión de puntos de vista. La perfección es relativa: hay tantas concepciones de lo que es perfecto como personas que buscan ser perfectos. ¿Para qué molestarse? En lugar preocuparte por satisfacer un ideal de perfección, esmérate en hacer las cosas lo mejor que puedas.

El envejecimiento. Es curioso que a pesar de que nadie puede parar el reloj y que nadie se hace más joven, sino todo lo contrario, sea algo tan común que nos echen en cara que envejecemos. La obsesión con la juventud que vivimos ha hecho de envejecer un crimen, y nos ha llevado a gastar horas y horas en simular los efectos de la edad. Deja de preocuparte por la edad que tienes, y mejor esmérate por sacar el mayor provecho del tiempo que te toca sobre la Tierra.