Emociones

Controlar los instintos

instintos

Si queremos llevar un control absoluto de nuestra vida y gobernarla, sin dejar que otros la gobiernen y mantener siempre por delante lo que nosotros queremos hacer con ella, debemos confiar en nuestros instintos, esos que salen desde lo más profundo del ser. Pero a veces estos son tan poderosos que debemos aprender a controlarlos.

Dejarse llevar por los instintos totalmente no es recomendable para nadie, ya que  esto puede llevar a situaciones que se descontroles y que se nos vayan de las manos por no intentar controlar estos en cierta medida. En ningún momento hay que reprimirlos y debemos sacarlos a la luz tanto como nos sea posible, pero hay ciertos momentos en los que es más acomsejable controlarlos y no dejarles rienda suelta por nuestro propio beneficio.

Los instintos a veces gobiernan nuestra vida ya que son unos impulsos tan grandes que hay que ser muy comedido para que estos no florezcan, de modo que, antes de hacerlo, debemos pensar realmente en lo que va a suponer dar rienda suelta a nuestros instintos, ya que a veces nos pueden ocasionar más de un problema. Si aprendes a controlar los instintos más básicos que puedes llegar a sentir, esto te proporcionará una gran paz mental y una mayor comodidad.

Mediante una selección bien pensada de qué instintos debes controlar porque pueden poner en peligro tu relación con otra persona o, simplemente, porque no se aceptan en sociedad, bastará. El ser humano tiene una gran capacidad para saber qué es adecuado y qué no en determinado momento, con lo que tendrás que observar si dejar florecer ese instinto que, de momento, estás controlando, traería consecuencias negativas tanto para ti como para la situación en la que te encuentres. El sentido común es el mejor camino para el control de los instintos.