Emociones

Conócete a ti mismo

conocerse

Conocerse a uno mismo a fondo es una de las tareas más difíciles, pero a la vez más importantes, que se pueden lograr. A través de este autoconocimiento lograremos controlar esos impulsos y emociones y canalizarlos hasta que logremos dominarlos totalmente. Conócete a ti mismo para dominar tus impulsos.

Cuando hablamos de conocerse a uno mismo hablamos de saber las fortalezas y las debilidades; aquello en lo que eres más habilidoso y esos puntos débiles que todos tenemos. Conocerse a uno mismo no significa cambiar estos puntos negativos que, en mayor o en menor medida, tenemos, sino ser consciente de ellos y afrontarlos.

Saber vivir con estos defectos es lo que nos llevará a una armonía total. En ocasiones estos defectos, si no están arraigados en nuestra conducta, se podrán cambiar sin demasiado esfuerzo, pero si estos forman parte de nosotros y no resultan perjudiciales ni para nosotros mismos ni para los demás, lo más sensato es aprender a vivir con ellos. Si aprendemos a resaltar nuestros puntos buenos haciendo que estos defectos pasen desapercibidos no deberemos preocuparnos de nada, ya que lo bueno destacará más que lo malo, por lo tanto el mejor consejo que podemos darte es: Conócete a ti mismo, indaga en tu personalidad como si se tratara de la de otra persona.

Si aprendemos a conocernos a nosotros mismos y somos conscientes de nuestras debilidades, por tanto, también seremos capaces de tener un mayor control en nuestros sentimientos y actitudes; así, si somos, por ejemplo, muy impulsivos y estamos al corriente de esto, nosotros mismos, con el tiempo, adquiriremos la habilidad de ir dominando, aunque solo sea un poco, nuestros impulsos y a no actuar sin pensar. Lo mismo ocurre con otro tipo de actitudes como el ser muy propenso a los enfados o a confiar demasiado en los demás; si nos datos cuenta de lo que nosotros mismos pensamos, corregir estas actitudes para que no se repitan serán mucho más fácil que cambiarlas desde cero. Conócete a ti mismo para cambiar y que así los demás también te conozcan.