Emociones

Cómo ser alguien empático

La empatía se debe aprender desde la infancia

Hay personas que, desde su nacimiento, son empáticas y conectan a la perfección con los demás por naturaleza. Estas personas tienen la suerte de no sentirse inseguras de cara a otras personas. Pero si no lo eres hay formas de potenciar esta cualidad.

Pese a que la empatía es algo con lo que se nace o de lo que se carece, los que tienen la suerte de tenerla la desarrollan desde muy jóvenes y hacen uso de ella en sus relaciones con los demás. No tienen ningún problema en cuanto a las relaciones con otros ya que siempre consiguen ponerse en su lugar; sin embargo existen otro tipo de personas que, por su naturaleza o porque en su infancia no lo han desarrollado, que no son empáticas y, por tanto, les cuesta mucho ponerse en el lugar de otros y pueden ser vistos como egoístas en cuanto a sus actos.

Pero hay determinadas formas de conseguir que una persona sea más empática; la más afectiva es tener una infancia y adolescencia llena de cariño; pero si tus padres no te muestran ese cariño desde que eres pequeño, probablemente te costará mucho más desarrollarlo y mostrarlo hacia los demás. Por ello debes intentar inculcar a tus hijos la importancia de ser alguien afectivo.

Si, aunque ya no estés en tu infancia, quieres desarrollar esa empatía de la que, en parte, careces, debes plantearte escuchar a los demás sin prejuicios e intentar no valorar a las personas por una imagen que tengas de ellas previa a que la conozcas. Debes intentar conocer a todas las personas intentando hacerte a la idea de que, en principio, va a conectar contigo. Si no lo consigue entonces no desarrollarás esa empatía, pero te estarás abriendo las puertas a conocer gente y a no dejarte llevar por primeras impresiones.