Rituales y Hechizos

Cómo romper con el mal de ojo

Cómo romper con el mal de ojo

 

Decimos que tenemos mal de ojo cuando la suerte no nos acompaña y las malas cosas de la vida se quedan a nuestro lado y nos impiden avanzar. El mal de ojo es una magia muy fuerte que pesa como una losa sobre su víctima, y es siempre un fruto de la envidia y del rencor. Hay muchas formas de hacer que una persona caiga bajo este tipo de sortilegios, pero siempre hay remedios que nos ayudan efectivamente a salir de su influencia y sus terribles secuelas.

¿Cómo terminar con un hechizo de mal de ojo?

Ten fe. El mal de ojo surge de una fuerza negativa que tiene un alto cpsto para la persona que lo realizó. Sea cual sea la razón por la que hizo ese hechizo sobre de ti, lo pagará caro. Lo importante es que tú te mantengas del lado de la luz y de la esperanza y que no permitas que esa negatividad te arrastre a zonas de desdicha.

Rodea tu casa de protección. Para evitar que el mal de ojo se ensañe contigo y con los tuyos, es necesario  que establezcas protecciones mágicas en tu casa: traza líneas de sal en el umbral de todas las puertas y cuelga de las ventanas plumas blancas. Eso cortará la energía negativa que incide sobre ti.

Viste de blanco. Evita los colores oscuros y de esa manera podrás recibir más energía positiva y desprenderte de la negativa. No te encierres, y deja que todos los espacios de tu casa sean visitados por la luz.

Consigue una mascota. Los animales son excelentes equilibradores de la vida y cortan de tajo las secuelas de un mal de ojos. Pon una vida en tus manos, y esa responsabilidad ha de revertirse en bondades para ti.

Consume comida saludable. Espíritu sano en cuerpo sano. Acoge los beneficios de las infusiones.