Emociones

Cómo nos afectan los cambios de temperatura

cambios de temperatura

“¡Como me duele esta pierna! Seguro que va a llover. Esta expresión es muy típica entre la gente mayor. Y es que los cambios de temperatura y los fenómenos atmosféricos pueden llegar incluso a afectarnos en nuestro estado de ánimo.

Hay que tener en cuenta que las personas buscan el confort climático, que se caracteriza por una temperatura entre los 20 y 25ºC, una humedad entre el 40 y 70% y una baja contaminación. Ante una ola de frío o de calor, la respuesta dependerá en cierta medida del estado de salud general, la genética y la presencia de otras patologías. Los que más aprecian este cambio son las personas mayores, que cuentan con un sistema inmunitario más debilitado, y los que padecen cardiopatías o diabetes.

Existe un trastorno estacional muy común entre una parte de la población. El invierno es para ellos una época de letargo, caracterizada por la apatía, ansiedad, sueño y fatiga, pero cuando aumentan las horas de luz se produce el efecto contrario, mostrándose eufóricos.

Algunas investigaciones demuestran la relación que existe entre la meteorología y las urgencias psiquiátricas y los suicidios. En los días cubiertos, con lluvia y viento, hay un incremento de las hospitalizaciones. Los delirios también aumentaban a medida que la humedad ascendía.

En el Hospital Clínico de Zaragoza también cotejaron el tiempo atmosférico con los ingresos de pacientes y llegaron a la conclusión de que cuanto más brusco es el cambio meteorológico, más alteraciones se producen en el sistema nervioso y en el estado de ánimo. Algunos expertos sostienen que los efectos del clima sobre nuestra salud son predecibles, por eso se deberían de adoptar las medidas adecuadas para rebajar el impacto. En algunos países, como Cuba, se ha elaborado un mapa con los cambios bruscos de temperatura y las enfermedades vinculados a ellos, entre ellas las cefaleas, asma o infecciones respiratorias.