Emociones

Cómo lidiar con el rechazo

Cómo lidiar con el rechazo

Uno de los eventos más dolorosos con los que tenemos que lidiar es el rechazo. Ser excluido de un grupo, de un evento, de un trabajo, de la vida de alguien produce un dolor físico real. Según describen los psicólogos, el rechazo es concebido por nuestro cerebro como la pérdida de una parte del cuerpo, y produce un dolor emocional: con el rechazo, sentimos que una parte de nuestras vidas ha sido cancelada.

Pero… tal vez no debería ser para tanto.

Lo cierto es que nos rechazarán muchas veces en la vida: amigos, parejas, socios, empleadores… y ninguna de esas situaciones va a significar el Fin del Mundo. Así que con el rechazo sólo hay una posible actitud a tomar: aprender a lidiar con el él, a convivir con él.

Felicidad. Siempre tienes razones para estar feliz sin importa tus circunstancias. Es tu elección.

Aceptación. No tienes la necesidad de ser aprobado por otras personas. Esa necesidad tiene mucho de enferma dependencia.

Integridad. Para poder estar con alguien (sea una pareja, un grupo, un amigo, o los colegas del empleo) tienes que ser capaz de estar bien estando sólo con ti mismo.

Sin embargo, es un hecho que todos los seres necesitamos de una conexión verdadera con los demás, y de vez en cuando de su reconocimiento por tus esfuerzos. En el caso de que el rechazo te afecte de una manera en la que no puedas abstraerte, hay una forma de lidiar con esa sensación constructivamente:

Esfuérzate en hacerlo mejor de nuevo.

Y piensa que no hay nada de malo en dormir en el sofá.