Emociones

Cómo desarrollar el pensamiento positivo (II)

En tercer lugar, hay que ser optimista, sobre todo en la apertura a lo nuevo, a los cambios, a las directrices hacia una nueva vida. Siempre que encontremos algo inesperado, hay que recibirlo desde su lado más positivo.

En cuarto lugar, hay que mejorar el estado físico general.
Un estado físico sano, un sistema limpio, una mente modifican e incrementan nuestra capacidad de pensar positivamente. Un cuerpo produce, automáticamente, una visión positiva de la vida.

En quinto lugar, hay que saber ser paciente.
Tenemos que esperar, con templanza, los resultados de nuestro trabajo, que nunca se dan a la primera oportunidad, y siempre requieren una gran inversión de tiempo y espera.

En sexto lugar, hay que cultivar la rapidez.
Sólo podremos conectar con nuestro entorno si somos rápidos y diligentes, si somos acertivos, y si aprendemos sobre la marcha de nuestros errores, y sólo si los cometemos para nunca repetirlos.

Fuente |  Article Database

Imagen | La Guía 2000