Emociones

Cómo dejar de complacer a todo el mundo

complacer

Hay muchas personas que se pasan todo el día complaciendo a las personas que le rodean, que dejan que el resto se aprovechen de él. Pero quizás  ha llegado el momento de decir basta y centrarte únicamente en ti. Deja de ser un mártir de la bondad. Nosotros te damos los pasos necesarios para realizar esta transición:

  • Aprende a decir ‘no’. Si un amigo o tu pareja te propone acudir a una fiesta llena de gente que no soportas, lo mejor es que te niegues. No inventes excusas, simplemente da tus razones para no querer algo. Recuerda que la última palabra siempre la tendrás tú.
  • Pide lo que quieras. En el caso de que todos vayan al cine y quieran ver una película, tú propón la que más te guste. No te dejes arrastrar por la opinión de unos pocos. Seguro que hay alguien más que comparte gustos contigo.
  • Haz algo por ti mismo. Llevas tiempo con ganas de realizar una cosa pero no te atreves por miedo a que no le guste a alguien. Házlo sin problemas. Por ejemplo puedes cortarte el pelo más corto o irte de vacaciones.
  • No te conviertas en un egoísta. Puedes escuchar la opinión de los demás, pero tú siempre tendrás la última palabra. Trata de encontrar siempre una solución que agrade a las dos partes.
  • Examina tus miedos. Pregúntate si realmente son realistas. Piensa que no agradarás a nadie y que te dejarán apartado si no dices lo correcto. Es el momento adecuado para cambiar ese pensamiento.
  • Es muy noble tu actitud cuando intentas ayudar a los demás, pero es algo que debes hacer porque quieres y no porque tengas que hacerlo por obligación. Recuerda que los mayores actos de bondad son los que realizar por elección y no por miedo o culpabilidad.