Emociones

Cómo concentrarte mejor

Magnifying glass

Uno de los grandes dramas de nuestro tiempo es cómo lograr la concentración necesaria para llevar a cabo nuestras tareas cotidianas. Y es que nos rodean constantes interrupciones e intrusiones en nuestra vida cotidiana. Desde los mensajes de texto que llegan constantemente al móvil hasta las alertas de las redes sociales. ¿Cómo podemos lograr una mejor concentración? He aquí una guía al respecto.

La concentración es una herramienta para que disfrutes del ahora.

Una cosa a la vez. La concentración se define como el foco sobre un objeto, y sólo uno. Sigue esa idea: si quieres una mayor concentración sólo haz una cosa a la vez, de manera que sólo hagas esa cosa, y nada más. De manera que no pienses en nada pasado o futuro. Concéntrate en lo que haces ahora.

Aprende a controlar tus pensamientos. La mayor fuente de distracción, sin embargo, proviene de nosotros mismos, de nuestros propios pensamientos. Lo que debes hacer para evitar que ello ocurra es frenar los pensamientos antes de que sucedan y te distraigan. Deja de proyectar o recordar, pues ambas acciones van a llevarte a hilos de pensamiento que te apartarán de tu tarea.

Entrena tu pensamiento. La concentración es como un músculo: hay que ejercitarla para que se fortalezca y nos aporte mejores resultados. Todos los días en algún momento del día intenta concentrarte en un objeto, y sólo en ese objeto, y no permitas que nada te distraiga de captar cada uno de sus detalles y atributos.

El foco es la clave para evitar un mal día.