Emociones

Cómo aprovechar tu intuición

woman in protective glasses and gloves

¿Qué es la intuición? Hay muchas maneras de definirla, pero la más certera de ellas es que la intuición es la capacidad que tenemos de iluminarnos a nosotros mismos con un conocimiento que no sabíamos que poseíamos. Ante un problema determinado, de pronto llega la mente y nos dice: “Ya lo sabías, pero lo ignorabas”.

La intuición es, pues, algo más que una mera iluminación: es una suma de conocimiento latente, oportunidad y beneficio. Por ello, deberíamos ser capaces de sacarle un mayor provecho.

¿Cómo puedes ser más intuitivo? La respuesta a esta pregunta es que para aprovechar más tu intuición hay dos condiciones necesarias: tienes que estar enfocado en un problema y tienes que estar relajado. No hay otra forma de que la intuición fluya más libremente.

Ante todo, evita las distracciones.

Pensemos en uno de los momentos de intuición más célebres de la historia: cuando Arquímedes salió de la bañera gritando “Eureka”. Un problema sin aparente solución le embargada: encontrar un método para saber si una corona estaba hecha de oro o de alguna aleación fraudulenta. Es decir: estaba enfocado. Para pensar en una posible solución se fue a dar un baño: estaba relajado. Su intuición entonces pudo trabajar: al ver el agua que su cuerpo desplazaba, dedujo que todo cuerpo desplaza agua de un recipiente según su densidad. Un bloque de oro desplazaría la misma cantidad de agua que una corona de oro puro, a menos que esta no fuera del todo de oro.

Así que si quieres sacar partido de tu intuición: enfócate y relájate.