complacer

Cómo dejar de complacer a todo el mundo

Hay muchas personas que se pasan todo el día complaciendo a las personas que le rodean, que dejan que el resto se aprovechen de él. Pero quizás  ha llegado el momento de decir basta y centrarte únicamente en ti. Deja de ser un mártir de la bondad. Nosotros te damos los pasos necesarios para realizar […]

autoestima

La falsa autoestima

La falsa autoestima es una máscara que nos creamos como protección para que los demás no nos hagan daño y para dar una imagen de seguridad ante los demás. Es posible que las personas que se crean la falsa autoestima no sean conscientes que que la tienen baja, ya que emplean una serie de herramientas […]

encuentro

¿Existen los amigos de verdad?

Tener en la vida amigos de verdad no resulta nada sencillo. Son aquellas personas que nos ayudan a mejorar en distintos aspectos de la vida. Gracias a las amistades conseguimos contar con una vida más alegre y cómoda, además de prevenir el aislamiento y soledad.

La importancia del rapport

¿Qué es el rapport?

El rapport es otra forma de denominar a esa conexión y a esa sintonía que somos capaces de tener con otras personas. Sin embargo, no todo el mundo goza de rapport, pero puedes aprender a desarrollarlo para así fortalecer tus relaciones personales.

Deja de estar desplazado

Dejar de sentirse desplazado

Pese a que nos rodeemos constantemente de gente, a todos nos ha ocurrido alguna vez que nos hemos sentido desplazados. Esto puede ser esporádico o convertirse en un día a día, lo cual puede llegar a ser traumático para nosotros e incluso llevar a síntomas peores.

La importancia del contacto físico

¿Por qué ser más cariñoso?

Hay personas que, aunque sientan afecto por otra, no muestran ningún signo físico de cariño. Esto puede traernos consecuencias si es una actitud que repetimos, ya que el cariño para con nuestros seres cercanos es muy importante. Te contamos por qué has de ser más cariñoso.

Envidia hacia los demás

Saber alegrarse por los demás

Seguro que te has enfrentado a la situación de que le llega una buena noticia a un amigo o familiar y no consigues alegrarte por él debido a una especie de envidia. Esta sensación, aunque es normal, es perjudicial para nosotros y debemos intentar solucionarla.