Emociones

Aprende a conectar con los demás con la mirada

ojos

Uno de los principales aspectos que debes trabajar si quieres que tus relaciones personales mejoren y que te servirá para conectar más con los demás es mirar a los ojos. Aunque parezca una tontería, la mirada genera mucha confianza y hace que nos acerquemos más a la otra persona.

El contacto visual tiene mucha más importancia de la que creemos a la hora de relacionarnos con los demás. Generalmente las personas que mantienen mucho contacto visual son vistas por el resto como más  cercanas, amigables y abiertas que aquellas que no lo hacen. Si establecemos contacto visual durante una conversación con alguien que no conocemos, esto nos puede llevar a que la otra persona confíe en nosotros rápidamente y que se sienta a gusto en la conversación en la que mantenemos la mirada.

Hay personas muy tímidas que intentan evitar a toda costa mirar a los ojos cuando hablan. Si nos encontramos con una de estas personas, seguramente lleguemos a pensar que sufre problemas de autoestima y nos produzca una sensación de inquietuz, ya que no gozará de nuestra confianza. Por ello debemos, si queremos mejorar nuestras relaciones sociales, mirar a los ojos cuando hablamos, ya lo estemos haciendo con nuestro amigo más cercado o con una persona a la que solo veremos en este momento.

Se ha demostrado que, si hacemos esto siempre que mantenemos una conversación, los demás se mostrarán también mucho más abiertos y expresivos. Pero eso sí, no debemos acosar con la mirada y establecer un contacto visual que no pare nunca; lo óptimo es que, cuanto estemos hablando, miremos a los ojos pero que en determinados momentos desviemos la mirada un poco o descansemos de este contacto, ya que en exceso puede provocar que la otra persona se sienta y que, más que transmitirle confianza, hagamos todo lo contrario.