Rituales y Hechizos

Amuletos para defenderse de las energías negativas

amuleto

Desde la antigüedad han sido numerosos los elementos de origen animal, vegetal o mineral que se han utilizado para protegerse de malas influencias. Hablamos de los amuletos, con los que conseguimos eliminar las energías negativas.

En el mundo del brujería, el término amuleto se refiere a un objeto de pequeñas dimensiones que se lleva encima para combatir las desgracias o enfermedades. Para sacarle un mayor partido al amuleto se puede colocar en un lugar determinado o meterlo en el interior de un saquito de tela.

Más allá del poder que pueda tener el amuleto en sí, es nuestro inconsciente el que carga al objeto de significado positivo y le aporta fuerza, haciéndonos sentir protegidos cuando lo tenemos con nosotros.

Estos amuletos están pensados para defenderse también de los males de ojo. A continuación te detallamos algunos de sus síntomas: falta de energía para realizar las cosas, falta de iniciativa, rachas de mala suerte, pérdida de apetito, vómitos o insomnio.

La aparición en tu vida de una persona muy envidiosa hará que las cosas te empiecen a salir mal, apareciendo muchas dificultades que te quitarán todas las fuerzas. El verdadero peligro que esconde el mal de ojo no radica únicamente en la dificultad para quitárselo de encima, sino en la posibilidad de no ser percibido a tiempo. Hay que actuar con mucha rapidez para que no continúe haciendo daño.

De ahí el importante papel de los amuletos, que previenen estas malas influencias. La persona que realiza el mal de ojo no siempre es consciente del daño que realiza. Es el caso de aquellos que tienen un idea siempre muy negativa de la vida y que se sienten insatisfechos con lo que tienen. Acaban dirigiendo de manera inconsciente las energías negativas a los demás. Otros espíritus más malignos puede ocasionar problemas mucho peores sobre las víctimas.