Ciencias ocultas

Alimentos que nos traen buena suerte

alimentos que traen buena suerte

Existen miles de talismanes para atraer las buenas energías. Unos recurren a los típicos amuletos de la buena suerte, los tréboles de cuatro hojas, una joya de un antepasado o una estampa religiosa. Todas las opciones son válidas. Pero seguramente que solo unos pocos reparen en los alimentos como símbolos de buena suerte, longevidad y prosperidad.

En la antigüedad se pensaba que el ajo era un amuleto para ahuyentar al diablo, vampiros y hombres lobo. En nuestros días este producto continúa siendo un elemento de protección y de buena suerte, ya que se dice que previene las malas energías y ahuyenta la envidia y todo tipo de sentimientos negativos. Colgando una riestra de ajos en la pared de la cocina tampoco perdemos nada.

Existe una mito procedente de China que asegura que los fideos largos contribuyen a prolongar la vida. En el caso de cortar los spaghetti se dice que podemos vivir menos años. Seguro que la próxima vez que los tengas en la mesa se te quitarán las ganas de cortarlos.

En algunos países como Irlanda, Alemania y Estados Unidos son muchos los que consumen hojas de col, berza y col rizada para tener buena suerte. Al tratarse de unos alimentos muy nutritivos y saludables se dice que también aportan prosperidad y riqueza a los que las consumen. La textura de las hojas también se asemeja al papel moneda. Quien sabe si comiendo mucha verdura podemos hacernos millonarios.

Las lentejas realizarían la función de las monedas. Se comenta que comer lentejas nos reportaría fortuna. A todo ello hay que añadir su riqueza en proteínas, fibra y ácido fólico. En Alemania el pescado está asociado a la buena suerte en general. Sobre todo porque la apariencia de las escamas de los peces se asemeja a unas cuantas monedas juntas. No descartes que alguno lleve una escama en el bolsillo en busca de la fortuna.