Ciencias ocultas

Algunos riesgos de ser hipnotizado

La hipnosis puede tener algunos riesgos

Cuando se lleva a cabo una sesión de hipnosis, la falta de conocimiento sobre la vida de la persona que nos hipnotiza y otro tipo de problemas durante la sesión pueden provocar algunos riesgos que debemos tener muy en cuenta para así acudir al mejor profesional.

Muchos de los profesioanles que se hacen llamar hipnotizadores no saben el riesgo que puede conllevar una sesión de hipnosis que no se realiza correctamente; pero están jugando con la mente de otras personas, por eso esta profesión, como la mayoría, requiere una preparación y no puede llevarla a cabo cualquiera. Para ello, además de habernos preparado debemos tener un don especial que haga que podamos inducir a nuestros clientes a ese estado que nos permita introducirnos en sus pensamientos más profundos.

Por tanto, si acudimos a alguna sesión de hipnosis y la persona que nos la realiza no dispone de la suficiente información sobre nosotros, nuestra vida y nuestro pasado, puede reavivar traumas en lugar de terminar con ello. En ningún momento podría crear nuevos, pero reavivarlos muchas veces es incluso peor. También se podrá crear un pretexto para que la persona que está siendo hipnotizada tenga algún tipo de desequilibrio, lo cual no es el objetivo que queremos lograr con la sesión, sino todo lo contrarío.

Uno de las bases para que tenga efecto la sesión reside en la respiración del cliente, al que se dirá que inspire y espire muy rápidamente. En personas con problemas respiratorios o de asma esto puede llegar a provocar problemas como una crisis debido a que la respiración se acelere en exceso, de modo que también debemos tener muy en cuenta los riesgos físicos y avisar al profesional si creemos que esto se puede dar en nosotros. Si vamos a un buen experto que nos entreviste previamente y tengq en cuenta todo este tipo de asuntos no deberíamos tener ningún problema.