Rituales y Hechizos

Adiós a la mala suerte

Aunque no te lo creas hay objetos que pueden atraer la mala suerte. No hace falta que alguien te eche un mal de ojo para tener negatividad a tu alrededor.

Hay una serie de objetos en nuestra vida diaria que pueden atraer la mala suerte. Sin ir más lejos, un objeto de otra persona que nos dió con la mejor intención puede venir cargado de energía negativa.

Lo malo no es que ese objeto tenga energía negativa, sino que esa misma energía se contagia al resto de objetos de la casa y así todo se convierte en un campo energético de efectos devastadores.

Pero claro, ¿cómo saber qué objeto es negativo? Pues aquí os damos algunos consejos. La vajilla (de todo tipo, vasos, platos…etc.) rota o astillada a la basura. Ni recuerdo ni nada que se le parezca.

Los animales embalsamados tienen un alma en su interior que nos ofrece su negatividad. Lo mismo ocurre con los cactus, que deben estar siempre al aire libre. Las fotos rotas o las flores secas (los pétalos se pueden usar en combinación de otras hierbas) a la basura.

Espejos rotos o herencias involuntarias deben desaparecer. Se entiende por herencias involuntarias aquellos objetos que nos sentimos obligados a mantener por algún motivo, por eso mismo hay que regalarlos para que cada vez que los veamos no tengamos que odiarlos.

Esperemos haberos ayudado con estos pequeños consejos sobre la mala suerte.