Emociones

Acaba con ese gran complejo

Teasing girl

A menudo, muchas personas carecen de un amor propio suficiente y viven casi toda su vida acomplejadas por algún complejo físico que provoca que las relaciones con los demás y el amor propio estén marcados por ese defecto que, creemos, en todo el mundo se fija.

Aunque nosotros mismos creamos que tenemos algún defecto físico en el que todo el mundo se fija, en la mayoría de las ocasiones este pensamiento está dentro de nuestra cabeza y no tenemos por qué preocuparnos. En el caso de otras personas, este gran complejo viene motivado por la etapa escolar y por las burlas o risas provocadas en los compañeros de escuela. Pero debemos aprender a vencer este tipo de traumas, ya sean motivados por experiencias pasadas o por nuestra propia imaginación.

Lo primero que debemos hacer es enfocarnos en aquellas cosas que nos gustan de nuestro físico y dejar de atormentarnos si algún detalle no lo hace. Si resaltamos nuestros puntos fuertes, los defectos pasarán desapercibidos y ni nosotros mismos nos daremos cuenta de ellos. Un detalle que debemos tener muy en cuenta es que, si tratamos de mejorar nuestro físico para vernos mejor, no lo hacemos por lo que puedan pensar los demás, sino por nosotros mismos. Si te dejas llevar en exceso por las opiniones de los demás, te llevará mucho más tiempo valorarte como debes.

Lo importante es que no bases tu vida en un determinado complejo. Por muy llamativo que sea, tienes otras cualidades que destacan más que ello; cualidades físicas y, también, cualidades psicológicas, en las que los demás también se fijan, olvidándose incluso de ese defecto tan visible para nosotros. Por tanto, si nos olvidamos de ese gran complejo y tratamos de llamar la atención con características que nos gusten de nosotros mismos, los demás también lo harán, aumentando el atractivo con la confianza en nosotros mismos.